Esta frase me la dicen muchas famlias y la he oído a otras tantas.

Entre la desesperación y la frustración de no saber cómo ayudar a nuestros hijos y cómo tener mejor ambiente en casa.

Puede que ser por recoger, porque no te hace caso, porque es imposible no discutir para irse a dormir, porque no duerme, o no come, etc.

Al final esta es la frase, “lo he intentado todo y no funciona”

Te entiendo si la has dicho, porque yo también.

Después de muchos años acompañando familias, si lo has intentado todo y no funciona puede haber pasado varias cosas.

Coge papel y boli.

  • Puede que hayas muchas cosas durante dos o tres días cada una y al final nada resultado porque es un caos para el niño o la niña que ya no sabe cuál es el criterio.
  • Que tú tengas un criterio y tu pareja otro. Uno hace y otro deshace o cada uno hace lo que puede y al final no hay ni constancia ni claridad.
  • Que hayas probado lo que realmente funciona con niños pero durante tiempo y de forma irregular. No sirve de nada si no hay constancia.
  • Que sigas empeñada/o tú o tu pareja en hacer algo durante mucho tiempo que ya se sabe científicamente por lo que sigue sin funcionar.
  • Que utilices gritos, castigos, cachetes u otras cosas no recomendables, que hayan funcionado a corto plazo (por el miedo) pero que al tiempo deje de funcionar o lo peor, te hayas llevado la relación de confianza con tu hijo/a por delante.

En fin, que hay varias situaciones.

Pero tengo buenas noticias, se puede salir de estas situaciones en un porcentaje muy muy alto.

Y en consecuencia, vivir la vida que quieres con tus hijos y tu familia.

¿Cómo?

Atención porque es sencillo. Solo se necesitan dos cosas:

  1. Ajustarnos a la edad madurativa de nuestro hijo o hija.
  2. Hacer lo que se sabe científicamente que funciona. Por resumir, amor y firmeza a partes iguales.
  3. Siendo constantes ambas personas de la pareja.

Parece sencillo pero en la mayoría de los casos no se cumple.

Es entonces cuando llegan los resultados (y muchas veces estás mas cerca de lo que crees).

Que es a lo que me dedico yo, a conseguir resultados en las familias que acompaño.

Ojo, que también podría pasar que tu hijo tenga algún problema biológico y no se esté acompañando. Que el enfoque en ese caso es otro.

Volviendo a lo que hablamos,

El problema habitualmente es:

1.

No tener las herramientas adecuadas

2.

No aplicarlas con constancia.

Nada más.

Si estás en esta situación y quieres que te ayude es fácil.

Entra aquí y agenda una videollamada conmigo.

Un abrazo,

Ares

El viaje de la educación comienza con un clic. Suscríbete y descubre un mundo de posibilidades 👇

Padre de familia numerosa y experto en crianza, educación y organización familiar. Es autor de Educar sin GPS, una visión global de la crianza para que disfrutes por el camino de la editorial Planeta.

¿Qué te parece? Te leo

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Descubre el consejo de un padre primerizo que te enseña como mejorar la relación con tus hijos (en menos de 5')

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad