El sueño es absolutamente esencial y crítico para el crecimiento físico, el desarrollo cognitivo y emocional. Sin embargo, ¿Cuánto duerme la infancia?

En la última semana nos hemos encontrado dos días seguidos a una niña de 3 años dormida, apoyada en una pared, durante el recreo de la mañana y además tenemos alumnado que habitualmente presenta falta de sueño. Hemos empezado a preguntarnos, ¿duermen lo suficiente?, ¿Están en condiciones para hacer frente a la jornada escolar?, ¿Cómo nos ajustamos?

Analizando, nos hemos encontrado que algunos se acuestan a las 12 de la noche, que algunas familias no tienen herramientas para acostarlos, que el carácter de los niños empeora o no está disponible para lo que acontece y que por tanto, el tema tiene una relevancia esencial en los centros educativos.

Una cuestión a resolver es cuánto deberían dormir porque la mayoría de adultos no lo sabemos bien y nos basamos principalmente en las creencias populares. El último estudio al respecto lo ha realizado la Academia Americana de Medicina del sueño1, determinando que los niños y niñas deben dormir de forma regular:

  • De 4a 12 meses: 12 a 16 horas diarias, incluyendo siestas.
  • De 1a 2 años: 11 a 14 horas diarias incluyendo siestas.
  • De 3a 5 años: 10 a 13 horas diarias incluyendo siestas.
  • De 6a 12 años: 9 a 12 horas diarias.
  • De 13a 18 años: 8 a 10 horas diarias.

Sin embargo, ¿qué podemos hacer desde los centros para evitar una infancia privada de sueño y con mal humor? Podríamos decir que es cuestión de la familia, y en último grado así es, pero no podemos olvidar que como profesionales de la educación nuestro lugar es acompañar a las familias para el bienestar de sus hijos e hijas y de sí mismas.

Lo primero que podemos hacer es dar a conocer estos rangos para que puedan ajustarlo a la realidad familiar. Además, apoyarlos para que organicen una rutina de sueño consistente durante los siete días de la semana que tenga las mismas horas de acostarse y despertarse. También, incidir en la importancia de apagar todas las pantallas (también sus móviles) media hora antes de ir a dormir. Y sobretodo y más difícil, ayudarles a construir una buena autoridad que les ayude a poner límites que protejan la rutina del sueño.

Por último, en los centros nos corresponde darle un buen lugar al sueño mediante la articulación de las siestas y además, nos corresponde desde el aula ajustarnos a la infancia y acompañarla en sus propias necesidades.

1 Journal of Clinical Sleep Medicine, Vol. 12, No. 6, 2016.

Artículo publicado en el número 94 de la revista Aula de Infantil de Graó

Maternidad y paternidad con conocimiento. Suscríbete y empodérate como padre/madre y educador 👇

Padre de familia numerosa y experto en crianza, educación y organización familiar. Es autor de Educar sin GPS, una visión global de la crianza para que disfrutes por el camino de la editorial Planeta.

¿Qué te parece? Te leo

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Descubre el consejo de un padre primerizo que te enseña como mejorar la relación con tus hijos (en menos de 5')

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad