Por aquí han cambiado la hora.

En España digo.

Si en tu país no cambian la hora pues eso que te llevas.

Aquí hay debate sobre si nos hace bien o no.

Pero no es el tema de hoy.

El caso es que la han cambiado y eso tiene un efecto en los niños.

Han adelantado una hora.

Voy a explicarte qué les pasa a tus hijos y cómo jugarlo a tu favor.

En concreto voy a ir a los extremos.

(Esto aplica si el sueño de tus hijos está establecido y no es un caos).

Empecemos por las mañanas.

Caso 1: tu hijo amanecía antes de lo que tú querías.

Es decir, que si la hora de levantarse era a las 7.30, se levantaba a las 6 o 6.30.

Pues aparte de una pu****, dormías mal la última parte de la noche.

Un horror.

Pues bien, estás de suerte porque ahora se va a levantar una hora más tarde.

Ahora solo tienes que ser firme con la hora de acostarse.

De eso te hablo luego.

Caso 2: tu hijo era un dormilón y lo tenías que sacar con espátula.

(Ojo que esto puede ser indicador de que dormía pocas horas).

En este caso te va a costar más levantarle, con mal humores y demás.

Paciencia y cariño.

No es el momento de ponerse muy firme y exigente.

(Hasta que se regulen)

En la posdata te cuento cuando lo hacen más o menos.

Entre un extremo y el otro están los que se levantaban a su hora.

Después del cambio horario, les va a costar levantarse y más después de vacaciones que les hemos dejado dormir más tiempo.

El problema viene por la noche.

Porque claro, ahora hay luz a la hora de dormirse.

Y a ti y a mi, como padre, madre o persona que les cuida nos pasa una cosa:

¡Se nos va la hora! (sin querer)

Así que ojo a esto, toca ser firmes con la hora aunquue haya luz.

Hacer la rutina que hagáis y persiana bajada.

Amor y firmeza.

A partes iguales.

Bien.

Lo de acostarles a su hora o a una hora determinada es un tema de difícil.

Tiene que ver mucho con límites (y otras cositas).

Por experiencia, en cada familia es un mundo.

Para esto de los límites y otras cositas voy a hacer una masterclass.

Vamos, una clase dándolo todo.

En inglés masterclass, que suena mejor.

Y atención, será gratis.

Aún no puedes apuntarte, pero será pronto.

Mientras puedes leer mi libro.

Que tiene medio capítulo dedicado al sueño y uno entero dedicado a los límites.

Educar sin GPS

Un abrazo grande,

Ares

PD: El sueño se ajusta a las dos o tres semanas.

Pd2. Si eres firme para mantener rutinas y lo haces con cariño, entonces pasa lo de la posdata 3.

Pd3: Se duermen cuando necesitan, cuando os va bien a los adultos y así triunfais.

Pd4: Una duda Ares, ¿hasta cuando hay que mantener estos horarios? Empieza a no ser natural con tanto sol.

Pd5. Hasta que ya no están en el colegio que pueden tener otra dinámica que no se tiene que ajustar al horario del trabajo y del colegio.

Pd6. Si no, sufrirás. En junio, en julio o agosto. Porque necesitan cierto patrón de sueño y si tiras de él, les van faltando horas y al final están más irritables, se enfadan, hay conflictos o rabietas…

Pd7. Vamos, el escenario o las vacaciones deseadas por todo padre o madre vamos.

Pd8. Esto va para Lucy de @algoquerecordar, si eres una familia viajera y vas al ritmo de sueño, alimentación y necesidades de la familia, la posdata 4, 5, 6 y 7 no aplican.

Padre de familia numerosa y experto en crianza, educación y organización familiar. Es autor de Educar sin GPS, una visión global de la crianza para que disfrutes por el camino de la editorial Planeta.

¿Qué te parece? Te leo

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Descubre el consejo de un padre primerizo que te enseña como mejorar la relación con tus hijos (en menos de 5')

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad