Estoy a rabiar de contento.

Y no, no ha pasado nada especial.

Vienen novedades para dentro de dos semanas y para febrero otra que me hace mucha ilusión.

Pero no es nada de eso.

Hoy te voy a confesar algo que me está pasando.

Ahora.

Últimamente quiero decir.

Hace meses.

No antes.

Y eso que hace 10 años y medio que fui padre.

Que se dice pronto.

Con mi primer hijo todo era nuevo, una pasada pero estás agotado, cansado y no sabes por donde va el asunto de la crianza.

Pura supervivencia.

Todo esto más crear una familia, hogar, pareja…

Con Enzo, el segundo, empiezas a preguntarte porqué te agobiabas con el primero si ahora vives con dos y vas como puedes.

Pero es otro cambio grande familiar de reestructuración junto con el educar a dos.

Que eso junto con varios trabajos.

Se hacía lo que se podía.

Cuando nació Mae, el tercero, estaba rehaciendo mi vida después de una separación.

Muchos cambios previos, nueva pareja, familia reagrupada.

Vamos jaleillo.

Ojo, con gusto, pero jaleillo.

Entonces llegó Zaia, la cuarta.

Y es ahora cuando disfruto de todo una barbaridad.

No ha sido gratis, no te creas:

  • saber qué quieres para tu vida muchas veces no es fácil,
  • saber criar sin morir en el intento tiene lo suyo,
  • organizar la vida familiar para que todo esté al servicio de la familia y no al revés cuesta,
  • lanzarte y conseguir trabajar de lo que te apasiona son horas y horas de estudio y esfuerzo.

El caso es que quería contarte qué me hace muy feliz cada día.

No te lo vas a creer pero llevar y recoger a Zaia (casi dos años) de la escuela infantil sin prisas cada mañana me da alegría.

Me chifla aparecer por el cristal de la puerta de su clase con su casco y verla venir a toda velocidad y super contenta porque sabe que hoy toca bici.

Porque sé, que esto de montar con ella en bici no será para siempre.

Así que lo disfruto como si fuera el último día.

Me encanta llegar a recoger a Mae (4 años) a su puerta y que salga corriendo y salte para que nos abracemos juntos mientras que volando me dice “¿qué hay de merienda?”.

Porque sé que igual el año que viene ya no lo hace.

Disfruto cada vez que Enzo (7 años) me mira para que le dé un abrazo de papá.

porque sé que en unos años no me los querrá dar.

Escucho maravillado a Gael (10 años) contarme que ha organizado un torneo de UNO en su patio, que él no juega pero que se han apuntado 23 equipos (50 colegas) y que ya le están diciendo que cuando organiza otro.

Porque sé que en pocos años igual no quiere contármelo.

Cada día estoy feliz con todo esto, porque cada cosa que ocurre, podría ser la última.

Por eso la disfruto con toooda la intensidad posible.

Ojo.

Tú no tienes porqué necesitar todo lo que yo necesité para llegar aquí.

Cada cuál tiene su camino.

Disfrutar y maravillarse de tus hijos cada día con tranquilidad es una actitud.

Aunque las condiciones lo hacen más fácil.

Hablando de mi trabajo.

Ahora ayudo en 6 meses a madres y padres para que puedan disfrutar con tranquilidad de sus hijos y su vida familiar.

Independientemente de sus condiciones es posible.

Fíjate, 10 años y medio me ha costado a mí.

En 6 meses o menos lo consiguen mis familias.

Si quieres que te ayude a ti.

Escríbeme por whatsapp y hablamos de tu caso concreto.

Es online, te lleva poco tiempo y está hecho por y para madres y padres.

Mi whatsapp.

Un abrazo grande,

Ares

Pd. Si tienes cuatro hijos todo se arregla (o no) jajaja

Pd2. Esta situación no quiere decir que antes no disfrutara de mis hijos, la diferencia es que ahora soy consciente de cada momento porque antes me llevaba la vida por delante.

https://api.whatsapp.com/send?phone=+34911167909&text=Hola Ares, vengo desde la LISTASECRETA. ¿Me puedes ayudar con mis hijos?

Padre de familia numerosa y experto en crianza, educación y organización familiar. Es autor de Educar sin GPS, una visión global de la crianza para que disfrutes por el camino de la editorial Planeta.

¿Qué te parece? Te leo

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Descubre el consejo de un padre primerizo que te enseña como mejorar la relación con tus hijos (en menos de 5')

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad